viernes, 31 de diciembre de 2010

Vacaciones... ¿ah sí?

Sí sí, estoy de vacaciones a la vez que mis peques, fue acabar el cole del mayor, y yo dejar de ir a la oficina, "disponible", sí, pero sin ir a la oficina, sin madrugones, con ellos conmigo todo el día... Me encanta, adoro no tener que hacerles correr por las mañanas, adoro poder darles de comer yo en casa, echarles la siesta (el mayor en el cole ya no se la echa), verles todo el día juntos, siendo los "mejores colegas", hasta dormir en la misma camita quieren a la hora de la siesta... ¡más monos!

Pero... me pregunto yo ¿es que pretendo demasiadas cosas, o es que soy medio inútil, o qué es? Siempre he pensado que mis hijos son niños buenos, medianamente tranquilos, más bien fácilmente manejables... no son para nada los típicos niños trasto desobedientes con los que algunas madres no quieren ir a ningún sitio... Yo les llevo a todas partes, e intento organizar todo lo posible... Pero estos días... voy de mal en peor, no prentendo grandes cosas: arreglar mi casa, aprovechar para hacer manualidades, jugar con ellos, hacer las compritas de estas fechas, recibir a familiares en casa... ¡y no sale nada! Encima... llega, como siempre, mi complejo de culpabilidad, me siento un ogro, claro... estoy con ellos todo el día, ellos son niños, lo que quieren es jugar ¿cómo van a entender ellos que mamá tiene que limpiar, que eso es importante? ¿cómo van a entender ellos que la comida no surge de la nada cuando dicen "Mamá quiero comer"... ¿Cómo van a imaginar ellos que mientras ellos duermen yo plancho, friego, recojo... (ya sea a la hora de la siesta o a las tantas de la noche). No puedo hacer nada, y me siento fatal, porque encima me siento un ogro, siempre enfadada, siempre regañando, diciéndoles que no me ayudan ¿no me ayudan?¿cómo van a entender ellos eso? Pero ¿y qué hago? las cosas no se van a hacer solas, a quien se comprende normalmente es a los niños... "déjales, son niños"... pero... una madre que no tenga tiempo de limpiar... ¿quién la comprende?, una madre que no pueda contestar el teléfono normalmente, porque en cuanto lo coge los niños aprovechan para hacer alguna trastada ¿Eso quién lo entiende?... una madre que en lugar de estar simpática y sonriente, está con ojeras y mala cara porque las noches las pasa en vela planchando... ¿eso quién lo entiende? Ellos, pobrecitos, por supuesto que no, y los demás... tampoco...

Así que me siento fatal, pienso ¿qué vacaciones son estas? Yo les decía con una sonrisa "¡Chicos! ¡Que vamos a estar de vacaciones, juntitos en casa para jugar!" y... de eso nada... ellos a jugar, yo a regañar y a sentirme fatal... Menudas vacaciones... y encima... que culpable me siento ¿qué se les va a quedar a ellos de todo esto?

domingo, 26 de diciembre de 2010

martes, 21 de diciembre de 2010

El pastor más guapo

Fuí muy feliz desde el momento en que tuve a mi primer hijo, de por sí era algo que deseaba y que estaba segura que me iba a hacer feliz, pero superó todas mis expectativas. Desde siempre había pensado que no quería tener un único hijo, me gustan los niños (sobre todo los míos, todo hay que decirlo) y soy de una familia "numerosa", además considero que para cualquier niño es mucho mejor tener hermanos que no tenerlos, y cuantos más mejor, aunque... hoy por hoy sólo tengo 2, me gustaría tener más, pero de de momento no nos lo podemos plantear. El caso es que siempre pensé que para mi hijo iba a ser maravilloso tener un hermanito, encima, los 2 son chicos, cosa que me parece ideal para ellos. El mayor es un verdadero cielo, bueno a rabiar, dulce y cariñoso con todo el mundo, y con su hermano... desde el día que nació ha sido alucinante, el amor que siente por él. Ahora el pequeño tiene ya 2 años y medio, siempre se les ha visto felices juntos, pero desde este verano, cuando el pequeño ha hecho los 2 años y ya han comenzado a ser verdaderos compañeros de juegos (o de pillerías....) es cuando más les veo disfrutar. 

Me encanta ver la relación que hay entre ellos.

Hoy coincidían la fiesta de navidad de ambos, en la guardería del pequeño y en el cole del mayor, sólo que el peque está malo, aún así le he llevado, llevaba 15 días venga a hablar de que se iba a "fifrasar e pator" (Traducción: disfrazar de pastor) y encima les visita Papa Noel y les da un regalito... me daba pena que se lo perdiera, además siendo su último año de guarde, así que le he vestido, sobre todo al ver que tenía menos fiebre que ayer, y allí que le he llevado. El hermano mayor tiene la función por la tarde, y no va disfrazado, se tiene que vestir después de comer, antes de la función, va con su disfraz en una bolsita. Yo creo que le daba cosita ver a su hermano vestido y él no, aunque a la vez le animaba a esperar con más ilusión el momento de su función. El pobre peque, con sus decimillas y sus toses, estaba un poco planchado mientras yo me vestía, y no parecía nada feliz, y de repente veo a su hermano mayor mirándole con una enorme sonrisa en la boca, y que le empieza a decir: "S. vas a ser el pastor más guapo"... ¿Es o no es para que se me caiga la baba? 

lunes, 20 de diciembre de 2010

Mi primera vez *Chispas*

Me estreno hoy, hace no sé cuánto tiempo que le doy vueltas a crear un blog, bueno, para ser sincera le doy vueltas a la creación de varios blogs, pero iré por partes, mejor que mejor, sobre todo siendo tan sumamente novata en estas cosas...

Cuento el porqué de este blog:

Soy madre de 2 niños, uno de casi 5 años y otro de 2 y medio, no voy a decir qué edad tengo, pero me considero una madre relativamente joven, dentro de la media de hoy en día; también trabajo, y también soy ama de mi casa... bueno, esto último... sobre todo lo intento, lo de trabajar y ser mama de casa... o bien pensado... intentar intento las tres cosas... y a veces tengo serias dudas sobre si consigo algo de todo ello...

Como bien he puesto en el nombre que se me ha ocurrido para el blog, estoy siempre al borde de un ataque de nervios, intento hacer las cosas lo mejor posible, todo, pero sobre todo lo relacionado con el cuidado y educación de mis hijos, cuidado y educación que no es que lleve exactamente sola, no puedo negar la constante aportación de mi maravilloso marido, y la incalculable ayuda de mi madre y mi suegra; pero sí tengo que decir que no tengo a nadie más que se ocupe de los niños, es decir, no tengo una tata en casa ni nada parecido. A temporadas he tenido una chica unas horas a la semana para hacer la limpieza y algo de plancha, pero ahora tampoco... Así que como ya he dicho, "intento" ser todas esas cosas que me he autoproclamado.

He dado muchas vueltas por internet buscando gente en situaciones parecidas, y he encontrado innumerables blogs de muchas madres con distintas situaciones, con distintas prioridades en sus blogs, y todas me han resultado muy valiosas, sobre todo, he podido observar que, como ya me ocurría a mí de pequeña, cuando escribía y escribía cuadernos con mis pensamientos; parece ser que escribir en un blog también tiene su aspecto "terapéutico", es una especie de diario, sólo que este sí dejas que te lo lean... Y no es que no tenga amigas y gente con la que desahogarme ¡lo que de verdad me falta es tiempo y momentos para hacerlo! Durante el día estoy trabajando, y la mayoría de mis amigas también, con lo cual, no es momento para ponerse a hacer llamadas interminables, durante la tarde, estoy con los niños, que quieren y piden mi atención, si me ven coger el teléfono, acaba siendo una conversación a tres o a 4, o una imposible conversación ya que con sus parloteos no me puedo ni concentrar en lo que digo, y para cuando acabo el día, o bien ya no son horas de llamar a nadie, o tampoco tengo fuerzas para hacerlo...

En fin, no voy a contar mi vida entera en la primera entrada, espero ser capaz de ir desgranando mis pensamientos, sobre todo, y como he señalado antes, con un objetivo un tanto "terapéutico", para controlar mis nervios (siempre a flor de piel) y quizás, quien sabe, para servir para alguien más... igual que para mí han servido muchas entradas de otros blogs...

Se hará lo que se pueda.